Yo me quedo en casa

Cine trujillano en el 23 Festival de Cine de Lima: Entrevista a Salomón Pérez, director de 'En medio del laberinto'.

Ad portas de su estreno en el festival, conversamos además con Silvia Arellano y Martín Rebaza, miembros del equipo.

Publicado: 2019-08-16

En el marco del 23 Festival de Cine de Lima, y en su sección "Hecho en el Perú", se estrena la película trujillana En medio del laberinto, del director Salomón Pérez. Esta noche a las 19:30 en la Sala Azul del Centro Cultural PUCP tendrá su última proyección. Conversamos con Salomón, muy entusiasmados por este surgimiento de directores de la ciudad de Trujillo. La entrevista estuvo a cargo de Luis Vélez y las fotos, de Victoria Larco. 

Renzo, un skater de 17 años busca aprender junto a su amigo Pablo un nuevo truco para grabar un video de skate. Una tarde, Renzo conoce a Zoe, una chica obsesionada con el dibujo y las antenas telefónicas. La relación se estrecha cuando Renzo intenta enseñarle a patinar al mismo que sus sentimientos se van haciendo tan confusos como el laberinto de antenas de la ciudad que su nueva amiga le ha hecho descubrir.

Bienvenido a Lima, Salomón. ¿Qué expectativas con la película?
Que se muestre. Es una película hecha sin pretensiones y es bacán estar aquí en el Festival de Cine de Lima. La idea es que la disfruten también el equipo y los actores.
Estuviste el año pasado en Cine del Mañana, el programa WIP del Ministerio de Cultura en alianza con el festival. ¿Qué tal la experiencia?

Fue como un jalón de orejas ya que si no fuera por eso no sé cuánto

me hubiera apresurado en editarla. Por suerte conocí personas que se vincularon en la parte de posproducción y me ayudaron a terminar el proyecto.
Y también estuviste en Transcinema con otra película: "La historia quebrada", un cortometraje muy original. "En medio del laberinto", me parece también una película muy original para el cine peruano. Se inscribe además en una tradición de las últimas décadas que es el cine de "slackers", este cine de chicos jóvenes, de pronto en un período vacacional o un período de sus vidas en el que no están haciendo mucho, pero en el camino sacan adelante una pequeña encomienda o simplemente se van encontrando a sí mismos. ¿Qué te parece la idea de pertenecer a esta línea?
En realidad ha sido suerte que le encuentren eso porque cuando yo empecé a hacer la película ya venía con un guión y obviamente había más diálogo, más acción. Era un conflicto entre el hijo y el padre que se están separando. Cuando vine e hice el casting les decíamos a todos que no había dinero, que sería autogestionado. Fue poca gente, pero encontré un actor, Renzo, y vi que tenía las ganas. Tú te das cuenta cuando alguien se acerca y quiere hacer las cosas honestamente y Renzo tenía eso. Yo estaba viviendo con los ahorros que traía de Suiza y si conseguía trabajo no iba a poder hacer la película en ese momento, entonces iba grabando unas escenas con solo Renzo y poniéndolas en edición desde el día uno, armando cosas, buscando conexiones entre toma y toma. Es así como se hace la película, es decir el guión nunca existió hasta dos semanas antes de terminar de grabar y ahora la historia gira en torno más a todos los problemas que hay detrás de un truco de skate, de cómo él aprende un truco de skate.

foto: Victoria Larco


El skate y la tribu urbana, aquí anoto algunas películas en torno a ello: 'King Skate', 'Minding the Gap', la argentina 'P3ND3JO5', de Raúl Perrone, con la que 'En medio del laberinto' guarda cosas en común: la tribu urbana circunscrita a un espacio de jóvenes en una ciudad de provincia. ¿Cómo empleas el tema skate para contar tu historia? Podrían haber sido videojuegos, digamos.
Primero, porque yo hacía skate; fue básicamente eso lo que me interesaba porque conocía bien cómo es. Aparte, me parece bacán porque es un círculo cerrado. Cualquiera puede andar con su skate pero para ser como "verdadero skater" tienes que adoptar ciertas reglas, hablar de cierta forma, vestir de cierta forma. Eso me pareció bien interesante. Además, la actitud de los skaters de Lima es un poco diferente a la de los skaters de provincia, quizá eso ha cambiado pero cuando yo montaba era así, para una familia promedio trujillana el skate es caro. Para pertenecer es cuestión de constancia, perseverancia. Me interesó bastante como conjunto humano, comunidad.
Sí, sentido de pertenencia, como el de estos chicos que se identifican entre sí, sienten pertenecer a una tribu.
Aparte, los skaters son bien callados. Puedes andar con tus amigos montando skate, pero no es que tengas que hablar todo el día. No es como un equipo de fútbol en el que todos están gritando. Eso me pareció interesante. Además hay una cuestión corporal, de movimiento, cinematográficamente atractivo, desde el propio sonido de las ruedas.
Además está el espacio urbano, pequeño, que no necesariamente está ubicada en las partes turísticas de Trujillo. Es un Trujillo para algunos desconocido, de barrio, de skate park. ¿Cómo elegiste las locaciones en este reconocimiento del espacio urbano?
Primero, el lugar real donde montar skate, luego me interesó mostrar un Trujillo, no sé si desconocido, pero que no se haya tocado. Por ejemplo en el caso de Omar Forero, muestra los alrededores de Trujillo; en mi caso había pensado en que se vea un Trujillo urbano con el que normalmente te vas a topar cuando caminas y un Trujillo también medio futurista con estas antenas que rodean la ciudad. Me guíe por las antenas, una idea de atmósfera.

'En medio del laberinto', de salomón Pérez


Las antenas son muy simbólicas en la película. ¿En qué momento decides incorporarlas como parte de esta red de imágenes?
Siempre me había gustado la forma de las antenas. Me acuerdo que por el año 2010 vi La nostalgia de la luz, de Patricio Guzmán, y me gustaba mucho la forma de los telescopios. Entonces me di cuenta caminando que había algo de esas formas en las antenas, algo medio futurista a lo que nadie le presta atención. Quise hacer un corto con las antenas, luego me fui a Suiza y allí no había tantas donde vivía la gente. Al regresar al Perú, me llamaba la atención eso lo de las antenas, así como que el cielo de Trujillo al atardecer sea rosado, entre naranja y rosado, en degradé. Eso marcó que la chica de la película dibuje antenas y eso lo descubrí en la edición, porque con eso grababa a Renzo haciendo cosas de su vida cotidiana y antenas. Eso era la película y después salió todo lo otro.
La película tiene además un estilo contemplativo en comunión con el paisaje. En ese sentido la fotografía es bastante importante y tiene un look hasta en el aspect ratio y los bordes redondeados. Le encuentro un look “tipo Instagram”. ¿Es un look decido en función el paisaje o más bien un look que tiene que ver con los jóvenes y su registro de imágenes en Instagram?
Ahora que lo dices puedo decirlo así en otras entrevistas (rie). No lo sé, el capricho era grabar en 4:3 que es un aspect ratio bravazo que no se usa hace tiempo. Ahora, en la foto hay esa nostalgia de tratar de simular digitalmente el super 16, el super 8, por momentos se siente eso. Por allí pienso que va la coherencia del 4:3. Lo de los bordes esquinados me pareció importante por esa simulación del super 8, y esos bordes raros que podían ser errores de las películas, y la coherencia es también con el fish eye, que se usa en los videos de skate. Fue concebido así desde el primer día de rodaje, eso sí fue pensado.

'EN MEDIO DEL LABERINTO', DE SALOMÓN PÉREZ


La película tiene además una dimensión muy tierna, una coming-of-age con un toque romántico, dentro de lo contemplativa que es. ¿Cómo buscaste ese toque?
En la edición me di cuenta que podría hacerse una historia de amor y que las antenas le pueden hacer recordar a él la presencia de ella. Me acordaba de anécdotas personales con amigos.
También hay todo un tema con las bandas de rock trujillanas.
Y no solo con las bandas, también está con Chicama. La intención era que si se va a hacer una peli en Trujillo, que tenga la identidad de la región. Cuando yo tenía la edad de los actores, quizá menos, unos 15 años, recuerdo mucho que esas bandas me gustaban, es música que yo coleccionaba de esa época. Además tenía un sello discográfico a los 16 años, editábamos esas bandas. Vendíamos discos de Demencia, de bandas punk de esa época. Me interesaba mostrar lo que había vivido antes, la música que conocía, la música de alguien que vive en Trujillo. Cuando vas a un concierto es raro que vayan bandas de Lima. Cuando tenía 13 pasaba por Nacho Pop, una tienda que estaba en el centro comercial El Virrey, y vi un afiche, al lado de otro de los Ramones, que decía: “Demencia en concierto grabando videoclip”. Al comienzo no entendía su música, luego me comenzó a gustar y ahora forma parte de mi vida. Me parece coherente que si voy a hablar de Trujillo, debo tocar lo que es en realidad de Trujillo, un Trujillo alternativo, de música alternativa, que no sea sólo marinera.

FOTO: VICTORIA LARCO


Muchas gracias, Salomón.

A ti.


Aprovechamos la visita de Salomón y el equipo de En medio del laberinto, para conversar con ellos sobre el cine que se produce en Trujillo. Se sentaron junto a nosotros Martín Rebaza y Silvia Arellano, productor y director de fotografía, y productora de la película, respectivamente. 

Luis Vélez: Quería hablar de la colaboración mutua que tienen en sus películas. Salomón actúa en Tecnicolor, el cortometraje de Martín; Martín hace la foto de En medio del laberinto y sale y es asistente de dirección de La historia quebrada; y ahora Salomón está trabajado en el sonido de la próxima película de Martín, y Silvia es…

Martín Rebaza: la mamá de todos (ríe). Es todo gracias a Cine de Barrio. A Salomón lo conozco hace tiempo pero en Cine de Barrio fue donde nos conocimos todos como futuros realizadores. Allí Omar (Forero) tuvo una visión de querer juntar gente para hacer cine de Trujillo. De allí salen Silvia, Renzo, que se formaron en Cine de Barrio. 

Luis Vélez: ¿Qué tal la labor de producir todas esa películas, Silvia?

Silvia Arellano: En realidad ellos son bastante autónomos con su chamba, bastante ordenados, y por eso hay cosas bien específicas en las que tengo que colaborar, alguna escena con más de dos o tres actores, o generar alguna coordinación para alguna locación. Luego mi apoyo regresa cuando hay que poner más manos, con miras a un festival o para buscar donde colocar nuestros productos. Fuera de eso, ellos se complementan muy bien. Nos hemos encontrado gracias a un grupo que se formó y en el que tratamos de seguir moviéndonos porque sabemos que todos tenemos la motivación de proyectarnos como realizadores dentro de nuestra ciudad.

FOTO: VICTORIA LARCO

Luis Vélez: Y es el segundo año consecutivo que tienen una película en el Festival de Cine de Lima. El año pasado estuvo "Casos complejos", de Omar Forero, que se estrena en salas pronto. ¿Ya podemos hablar de un cine trujillano? ¿Cómo ven la movida? ¿Qué falta consolidar?

Martín Rebaza: No sé si hay todavía un cine trujillano, espero que pronto lo haya, pero hay gente haciendo cine en Trujillo, queriendo hacer cine en Trujillo. Hay un antecedente importante que es Omar Forero, que ya hecho cuatro películas; está también Ferto Salvador, que ha hecho documentales; y después viene un vacío y de allí nosotros como Cine de Barrio. También está Fernando Mendoza, que estudió en Argentina y tiene un equipo que ha colaborado con nosotros. Se está armando un grupo interesante de gente que está bien entusiasmada con hacer cine en Trujillo, con gente de Trujillo. Pero creo no deberíamos vernos como un espacio de solo Trujllo y nada más, estaría bien articular con Chiclayo, Piura.

Luis Vélez: Hay un valor de volcar conocimiento en Trujillo. Fernando Mendoza estudió en Argentina; Salomón, en Suiza; Martín estuvo en Alemania.

Martín Rebaza: Vamos aprendiendo en el camino, pasan varias cosas y siempre regresamos. A título personal, si voy a hacer películas tiene que ser en Trujillo, es un lugar más cercano a mí y es más sincero de nuestra parte hacer películas en Trujillo.

FOTO: VICTORIA LARCO

Luis Vélez: Para terminar, ¿qué próximos proyectos, chicos?

Silvia Arellano: Ahorita estamos con la de Martín, que esperamos terminar en septiembre. A nivel de Trujillo, he visto un par de premios DAFO, uno para fomento audiovisual en cine comunitario, luego Fernando tiene un proyecto presentado en DAFO. El momento para nosotros es construir estas carpetas para poder llevar la producción a un nivel más alto.

Luis Vélez: Y que las películas se vean en Trujillo.

Silvia Arellano: Es un poco complicado generar una conexión con auspiciadores, ahí hay una diferencia con Lima, pero queremos organizarnos de alguna manera para que En medio del laberinto se ve a en el cine allá, tal vez con una función especial, porque tiene bastante de la ciudad, la música, las locaciones. Es importante devolverle a la ciudad lo que hemos trabajado.


Escrito por


Publicado en

Sala 18

Las vicisitudes de ver cine en el Perú.